Cyberclick y la coherencia con buen propósito


En el tercer Encuentro, se notaban las ganas de reencuentro tras las vacaciones de los que ya empezamos a ser una auténtica Comunidad F, la de las organizaciones comprometidas con la felicidad de sus equipos de trabajo.

El encuentro fue en las instalaciones de Atrevia, embajadora de la Comunidad F, y el protagonista de la jornada era David Tomas, CEO y cofundador de la consultora de marketing digital Cyberclick, no por casualidad considerada por muchos como la empresa más feliz del mundo.

David transmitió un mensaje con coherencia y sinceridad, a muchos les costaría creer que el propósito principal a la hora de crear una empresa sea velar por el desarrollo y felicidad del equipo de trabajo, sin embargo todas las acciones que nos recomendaron y fueron seleccionadas tras muchas horas de lectura y aprendizaje, se enfocan en dicho propósito.

Algunas de las ideas más relevantes de este encuentro fueron:

Provoquemos a los líderes para que piensen si les apetece ir a trabajar a su organización.

• Un propósito bien definido y tres o cuatro valores compartidos pueden ser la llave del éxito, pero ojo, hay que “trabajarlos” día tras día.

• No todo el mundo encaja en un proyecto ¿te atreverías a usar los valores como ”herramienta” de contratación?

El entusiasmo puede ser un índice muy útil para medir las llamadas en las que pedimos referencias de una persona antes de contratarla.

• El ok a tus vacaciones no las da ni el convenio, ni tu jefe, las da tu equipo.

• La importancia de lo intrínseco: seguramente dándoles autonomía, sentimiento de utilidad, oportunidades de desarrollo y transparencia, las personas sean felices y estén alineadas.

• Los gestos impactan ¿Qué tal si abandonamos un buen cliente que genera mal ambiente? ¿De verdad crees que la cuenta de resultados se resentirá o el equipo apreciará la clara apuesta por ellos y responderá en consecuencia?

Como nunca llueve al gusto de todos, me rebelé (internamente, que ante tanto seguidor de David no es cuestión de llevar la contraria) ante su opinión de que es medio imposible predicar en el desierto y si los líderes no están por la labor de apostarle a la felicidad poco hay que hacer. Costará más, eso es evidente, quiero pensar que de abajo a arriba también se cambian realidades.

Hubo tiempo, por supuesto, para que junto a Mario Cameo, ingeniero de organizaciones felices de aeia, nos presentaran la herramienta “Comiendo los valores”, una dinámica periódica muy aconsejable que permite aflorar la gratitud y las emociones positivas en los equipos de trabajo.

Como siempre, final feliz, con foto de familia, y a esperar al siguiente encuentro mensual, nada más y nada menos que con Adecco de anfitriones.

#Felicidad

Entradas recientes